El secreto de Cahora. Capítulo 2

[…]

Después de comer Cahora decidió salir a inspeccionar como se encontraba la isla después de lo ocurrido. Mientras iba paseando por la costa no dejaba de pensar en ese libro que contenía su nombre y en las horribles pesadillas que últimamente tenía.

Hubo una época en su adolescencia que cada noche era un suplicio para ella, en sus sueños aparecían personas pidiéndole ayuda y se despertaba como si el sueño fuera real. Le echaba la culpa a algunos libros de terror que leía.

Ahora mismo, empieza a preguntarse si tal vez esos sueños no eran solo sueños.

Decide que lo mejor es empezar por buscar datos sobre la isla así que se dirige en busca de una librería. Después de recorrerse todas las calles del centro descubre que no hay ninguna ¿cómo es posible?.

– Disculpe señora, ¿dónde puedo encontrar una librería en esta isla? Le pregunta a una mujer que se cruza en su camino.

– ¿Una librería? Hace años que están prohibidas en nuestra isla, se nota que eres de fuera, no vienen muchas forasteras por aquí. Lo más parecido que puedes encontrar es la biblioteca pero te aviso que solo tiene los libros de nuestro Rey Fajack.

– Oh gracias se – señora. Logra decir Cahora tras escuchar ese nombre.

¿Fajack es el rey de la isla? Solo había escuchado ese nombre en un sueño. Definitivamente algo extraño estaba sucediendo.

En la biblioteca como la señora le había dicho solo había historias del rey, su vida, familia y poco más. Decide volver a casa con un libro sobre la historia de la isla y repasar allí cada detalle.

Al salir, va ojeando despistada el índice y se da de bruces contra un chico:

– ¡Oh disculpa! no estaba viendo por dónde iba…
– ¿Otra vez tú? – contesta el chico de mirada intensa – debes de ir con más cuidado
– Lo siento – dice Cahora y tímida se lanza a preguntarle algo que le ronda su cabeza desde ayer… – perdona, ¿puedo hacerte una pregunta? llevo dándole vueltas desde ayer y…¡oh por cierto! mi nombre es Cahora, no me he presentado.
El chico atónito le estrecha la mano

– Cahora…
– Sí, lo sé, es un nombre muy extraño pero mis padres son historiadores, bueno lo eran.
– Llevo años buscándote y me has encontrado tú…
– ¿Cómo dices? Cahora no entiende nada, buscándola, a ella ¿por qué?
– Verás aquí no puedo explicártelo, es peligroso pero te espero en una hora en el túnel bajo la Cascada de Eridia, está detrás del mercado, lo reconocerás.

[…]

Efectivamente, reconoce el lugar enseguida pues la pared que rodea el túnel tiene una cascada dibujada.

Entra con cierto temor ya que todo este asunto la tiene descolocada y no se fía del chico, ni siquiera le ha dicho como se llama; maleducado.

El chico la saca de sus pensamientos en ese instante.

– ¡Hola Cahora! Ven, sígueme. Es mejor que hablemos bajo la verdadera cascada así nadie podrá oírnos.

Ambos penetran en un agujero por el que deben agacharse y para sorpresa de Cahora detrás hay una enorme cascada con un gran lago. Está rodeado de árboles, mariposas, pájaros…es un lugar mágico.

– Cahora no tenemos mucho tiempo, antes de explicarte nada mi nombre es Fayro. Necesito que confíes es mi porque llevo años esperando este momento y salvar nuestra isla.

– ¿Salvarla?¿Me está gastando una broma? Te advierto que no estoy para aguantar tonterías.

– No es ninguna broma, Cahora tú eres nuestra salvadora. ¿Llevas años teniendo sueños extraños a que sí?

Cahora asiente extrañada. ¿Cómo sabe lo de los sueños? Solo lo sabía su abuela y murió cuando ella tenía 12 años.

– Verás, la historia es muy larga pero hace unos cien años aquí todo era plenitud, sabiduría, felicidad; era una isla tranquila y todos sus habitantes vivían en paz hasta que llegó Fajack.

– ¿El actual rey?¿Hace cien años? Venga ya…

– ¡Atiéndeme y escucha! Fajack llegó buscando la inmortalidad, el agua de esta cascada es mágica y nuestros antepasados la usaban para mantenerse vivos y jóvenes eternamente pero se dieron cuenta de que eso a la larga solo trae problemas. La avaricia acabó con la paz de nuestra población y es que, cuando Fajack descubrió nuestro secreto vio riqueza en él. Empezó a vender frascos del agua a toda persona que quisiera ser joven de por vida, poco a poco fue haciéndose más rico y poderoso pues, Fajack poseía el don de manejar a todo aquel que se pusiera en su contra. Es así como se proclamó a sí mismo nuestro rey, prohibió el uso de la cascada, sólo él la comercializa a quien le convenga, desterró a nuestros antepasados a tierras lejanas y oscuras para así alejar el secreto a las nuevas generaciones. La mayoría de personas que viven aquí ahora desconocen el secreto, se destruyeron todos los libros que hablaban de ello y solo unos pocos lo conocemos. Fajack tiene vigilantes por todos lados, si escucha a alguien hablar del tema, le hace desaparecer. Por eso te he traído aquí, con el ruido de la cascada será más difícil que nos descubran.

– ¿Pero qué pinto yo en todo esto? Debo de asimilar toda esta información…¿y tú por qué lo sabes?

– Porque al igual que tú llevo años teniendo sueños extraños…también soy uno de los salvadores. ¿Recuerdas el ‘terremoto de libros’?

– Sí, encontré un libro con mi nombre.

– Fajack descubrió que ese libro seguía en la isla, por eso provocó el terremoto. A través de uno de sus conjuros invocó los libros del pasado, no es la primera vez que lo hace y así sus secuaces se encargan de ocultarlos. Por suerte, pude recuperar mi libro. Lo tengo desde pequeño, fue pasando de generación en generación en mi familia, lo tenía oculto bajo tierra en un baúl. En dicho libro está el secreto de la isla y sus salvadores, tú y yo. Mi abuelo me transmitió todo lo que debía hacer, desde muy pequeño me inculcó que tenía que salvar nuestro pueblo y que debía encontrarte, ambos poseemos el don de la bondad, eso nos ayudará a destruir a Fajack. Tú formas parte de esto porque tu abuela era de aquí, sabía el secreto y se encargaba de cuidarlo cuando era niña ante posibles amenazas, huyó cuando Fajack desterró a toda su familia.

– Pero mi abuela está muerta, si nació aquí ¿por qué no bebió del agua de la cascada?

– En la tribu tenían por ley que hasta los veinte años no podían hacerlo, hubo una vez que un niño de muy corta edad bebió por error de dicha agua y enfermó. Por eso la protegían, para evitar desgracias, solo era apta para adultos y antes de beberla debían hacer un juramento de lealtad, cosa que Fajack no hizo, él solo vio poder para sí mismo.

– Está bien, si todo esto que me dices es verdad…¿qué tenemos que hacer?

Continuará…

¡Si te ha gustado házmelo saber! Felices lecturas 🌋📚

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

El cuento de Saliary

Versamos personas

Paso de tu Rollo Imaginario

Blog de Astronautico

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Clarión

BLOG DE LLIBROS Y XUEGOS PRESTOSOS

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Palabras de mi mundo

Fui, vi y escribí

Guardian of words

Where all your dreams come true

Alejandro Huerta

blog de un nihilista

Libro café y manta

¿Hablamos de libros?

Ismael Lozano Latorre

Consultor, auditor y formador de Calidad y Medio Ambiente

El blog de Noctua Nival

Un nido de historias

Érase una vez

Catadora de libros de papel

El cuento de Saliary

Versamos personas

Paso de tu Rollo Imaginario

Blog de Astronautico

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Clarión

BLOG DE LLIBROS Y XUEGOS PRESTOSOS

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Palabras de mi mundo

Fui, vi y escribí

Guardian of words

Where all your dreams come true

A %d blogueros les gusta esto: